Crumble de manzana y arándanos

Esta tarta suelo hacerla cuando dispongo de poco tiempo y el resultado siempre es bueno, un pequeño truco es saltear en mantequilla las frutas y que entre estas frutas haya alguna con matices ácidos, me gusta prepararla en recipientes individuales para servirla con más comodidad.

Ingredientes:

  • 100 GR. DE HARINA
  • 100 GR. DE MANTEQUILLA
  • 75 GR. DE AZÚCAR MORENO
  • 30 GR. DE FRUTOS SECOS
  • PIZCA DE CANELA
PARA EL RELLENO
  • 3 ó 4  MANZANAS SEGÚN TAMAÑO
  • 70 GR. DE MANTEQUILLA
  • 50 GR. DE AZÚCAR MORENO
  • 40 GR. DE ARANDANOS

Preparación:

1- Se comienza precalentando el horno a 180º. Pelar y retirar el corazón a las manzanas y trocear estas en dados grandes. Poner una sartén al fuego y añadir la mantequilla, cuando comience a fundirse incorporar las manzanas y el azúcar, saltearlas unos minutos a fuego medio, cuando estén ligeramente blandas, retirar del fuego e incorporar los arándanos. Repartir en recipientes individuales aptos para el horno, reservar.

2- Mientras se hacen las manzanas, preparar la masa del crumble, poner todos los ingredientes en un bol amplio, la mantequilla ha de estar fría y cortada en dados medianos y mezclar con las manos sin amasar hasta que nos quede una textura de pan rallado, poner sobre las manzanas cubriéndolas pero sin aplastar la masa.

3- Meter los recipientes en el horno y dejar hacerse de 20 a 30 minutos, la superficie ha de estar dorada y crujiente. Esta tarta conviene tomarla templada o a temperatura ambiente, pues fría no se aprecian tanto los sabores.

-Para cuatro personas

-Postre

-Temporada en España: todo el año

-Tipo de alimento principal: fruta

-Modo de preparación: horno

-Tiempo de preparación, corto

-Dificultad baja

-Precio bajo

-Apropiada para otoño

-Tipo de cocina: tradicional inglesa

-Valor calórico medio