Desmoldar bizcochos

Para desmoldar los bizcochos con facilidad y sin sorpresas desagradables hay que prepararlos antes, podéis hacerlo de varias maneras, elegir la que mas os guste.

La manera mas tradicional es pintar el molde o bandeja con mantequilla fundida o aceite cubriendo la superficie totalmente sin que sea en exceso y añadir harina, esta se quedará adherida a la mantequilla cubriéndola totalmente con una fina capa, para quitar el exceso de harina voltear el molde y golpear lo ligeramente, el exceso de harina caerá.

Otro modo de preparar los moldes es con papeles especiales de hornear ENLACE se recorta el papel siguiendo la forma del molde, primero la base y luego las paredes y se ajustan al molde, si lo que queremos hornear tiene que estar mucho tiempo en el horno, como ocurre con las tartas de frutas pondremos doble papel, así nos aseguramos que no se queme .

Una vez horneada la preparación, notareis que el borde del dulce se ha separado del molde, dejar reposar unos 15 ó 20 minutos antes de desmoldar, después dejar enfriar sobre una rejilla.

Los moldes una vez utilizados se limpian bien, en la mayoría de los casos no es necesario fregar simplemente se limpian con papel o paño de cocina y se recogen, si se guardan apilados poner entre ellos una lamina de papel de cocina, esto os permitirá  tener los moldes en perfecto estado durante mas tiempo sin que se peguen vuestras preparaciones. No utiliceis los moldes de hacer dulce para preparaciones saladas, pues quedan olores por mas que se limpien.