Limpiar las alcachofas

Las alcachofas son una verdura de invierno y primavera, son cabezas de cardo de hojas apretadas y recogidas, las hojas exteriores y las puntas son muy duras y fibrosas, estas se utilizan para caldos. El interior se llama corazón, es blando y delicioso, en el centro del corazón se encuentra el heno, es una pelusilla que a medida que madura va creciendo, este heno debe quitarse tanto si se consume cruda o cocinada.

Las alcachofas han de parecer pesadas para su tamaño, las hojas interiores deben estar cerradas cubriendo el corazón y este ha de ser bien grande.

Para prepararlas antes de consumirlas, se pela el tallo si las alcachofas son tiernas y jóvenes también se consume, seguidamente se van quitando las hojas exteriores hasta que surgen las blandas, se da un corte en la parte superior, 1/3 aproximadamente, con estas hojas podéis preparar un caldo digestivo; se elimina el heno si se van a cortar en mitades o cuartos y se reservan en agua acidulada en proporción de 1 litro de agua por 3 cucharadas de zumo de limón o vinagre.

Cuando se cocinan enteras, el heno se elimina una vez cocidas, abriendo el interior y retirándolo con una cucharilla pequeña.