Rejilla de repostería

Las rejillas metálicas de repostería son muy útiles para refrigerar adecuadamente las preparaciones como bizcochos, magdalenas, hojaldres y pasteles, se ponen en ellas cuando se sacan del horno o una vez desmoldados.

El modo de utilizarse es el siguiente: cuando se saca la preparación del horno se tapa con un paño y se deja reposar unos 10 minutos tapada con un paño. Esto es para que no sufra un cambio fuerte de temperatura, seguidamente se desmolda y se deja sobre la rejilla hasta que esté completamente frío.

Otra utilización que tiene la rejilla es servir como soporte cuando se glasean pasteles o tartas, en estos casos se pone un plato debajo para que al escurrir el sobrante no ensucie la mesa o encimera. Una vez utilizada se limpia o lava y se seca, en la actualidad las rejillas son de acero inoxidable.