En Santander en un bar de tapas «Las Hijas de Florencio»

Este llamativo nombre para un bar de Tapas esconde una muy agradable sorpresa en Santander capital en el Paseo de la Pereda 23, paseo principal que transcurre paralelo al mar y que nos sumerge en el ambiente típico de la ciudad. Este verano unos amigos nos llevaron a un bar para en vez de comer formalmente, tapear y poder seguir con nuestro itinerario turístico santanderino.

Tengo que reconocer que fue una sorpresa muy agradable ya que todo lo que nos sirvieron fue de una gran calidad, la tabla de embutidos era sobresaliente, el jamón era simplemente magnífico, el bloc de pato muy rico, el tronco de bonito en su punto y la ensalada de la casa estaba a la misma altura, por cierto las rabas inolvidables. El servicio fue esmerado y agradable. En total fuimos cuatro adultos y tres niños y tengo que decir que el importe me pareció muy equilibrado.

Escribe tu comentario