Decorando huevos de Pascua

Una bonita forma de preparar la llegada de la Fiesta de Pascua con nuestros niños, aparte de decorar esos preciosos huevos como nos dice Rita, podría ser contar en los días previos a la celebración algunos cuentos acerca de la Liebre de Pascua. Estos relatos irán preparando en el camino, tanto el corazón como las expectativas de los pequeños de la casa, hacia esta fecha especial. El cuento de La Liebre de Pascua nos muestra símbolos que son aspectos de la vida misma. Nos encontramos con el huevo, que en todas las tradiciones representa el nacimiento de algo nuevo y la liebre, un animalito que simboliza el amor desinteresado. Sean cuales quieran las creencias de cada familia, a través de los cuentos, los niños reciben valores esenciales como el respeto, la tolerancia y en la mayoría de ellos un sentimiento muy certero sobre lo bueno y lo justo. Podemos aprender a cultivar junto a nuestros hijos el sentido que entrañan estas fiestas estacionales. Los niños tienen una forma muy especial de relacionarse con la naturaleza, y en estas fiestas que se repiten cada año y en la misma época, ellos pueden vivenciar el sentido del ritmo. Es de gran importancia que los adultos estemos pendientes de esto, pues cuanto más rítmicamente pueda vivir un niño (y un adulto también) más sano se desarrollará, en todos los campos de la vida. Buscar en familia por la casa o saliendo al jardín los huevos que nos deje la Liebre de Pascua, será como encontrar un tesoro, os aseguro que con el tiempo formará parte de vuestros recuerdos más entrañables y también de los de vuestros hijos, al menos eso dicen los míos que ya tienen 19 y 14 años.

Gema Medina

 

 

 

Escribe tu comentario